Las hemorroides constituyen un problema más común de lo que crees. Como recordarás el organismo cuenta con un sistema circulatorio que se compone de venas y arterias que lo recorren en su totalidad, pero cuando las primeras de ellas sufren en el área anal alguna inflamación a causa de una pobre movilización de la sangre, reciben el nombre de hemorroides o almorranas.

Pueden presentarse en cualquier edad, pero son más comunes pasados los cuarenta años, influyendo grandemente el sedentarismo y los hábitos alimenticios.

Si ya estás cercano a este número de años o ya los has superado, toma tus previsiones para que no tengas que pasar por una situación como ésta y, si te ha tocado o te sorprende en cualquier oportunidad, tendrás algunos datos de interés a la mano que te mostrarán como curar las hemorroides naturalmente.

problemas de hemorroides

Se les conoce también como várices anales, pudiendo ser dolorosas y muy incómodas, sobre todo cuando se revientan y sangran, influyendo en su aparición la obesidad, el sedentarismo o el atrasar la necesidad de ir al baño, esto ejerce una gran presión en la zona.

Ante esta situación, puedes probar remedios caseros para curar las hemorroides de los cuales se conoce su efectividad, pero si persisten, lo más recomendable es acudir a tu médico de confianza para que te chequee y sugiera un tratamiento acorde con tu caso específico y decidir en consecuencia cuál es la opción más recomendable para aliviarte.

¿Qué son y como curar las hemorroides en realidad?

Como se expresó con anterioridad, las hemorroides también son conocidas como almorranas o várices anales. Nombre con el cual se denominan las venas ubicadas en la zona anal cuando están dilatadas. Es una patología común, por lo que no debes angustiarse pensando que sólo te sucede a ti.

Pueden ser reconocidas a simple vista, dado que se asemejan a una bolsita, recuerda que su aparición se corresponde con un área que se muestra inflamada, pudiendo incluso estar enrojecida por la sangre que se acumula en ella.

Cuando salen de la zona anal es porque han aumentado su tamaño y buscan salida, pero al llegar a este nivel se manifiestan síntomas como dolor al momento de evacuar, molestias al sentarse y picazón, entre otras.

porque sangran las hemorroides

¿Por qué sangran las hemorroides?

Existen varias razones por las cuales puede presentarse ese sangramiento y que debes conocer para poder tener posibilidad de remediarlo. Entre ellas están las siguientes:

  • Debilidad en las paredes de las venas o en las válvulas rectales, facilitando la inflamación y acumulación sanguínea.
  • Estreñimiento severo o crónico al igual que procesos diarreicos de igual característica, así como aguantar mucho tiempo la necesidad de evacuar.
  • Mucho esfuerzo al intentar evacuar provoca la inflamación tanto de las venas como de las arteriales rectales.
  • Permanecer largo rato sentado en el inodoro incrementa la presión en la zona.
  • La hipertensión, que incrementa la posibilidad de su aparición.
  • El embarazo, debido al peso que soporta la mujer y el reajuste de sus órganos internos.
  • Rascarte el área puede producir rasguños que sangrarán.
  • La ropa muy ajustada ejerce también presión en las hemorroides provocando sangrado por efecto del roce y la presión.

¿Por que salen las hemorroides, cuales son sus causas?

Se conocen varias causales para el surgimiento o aparición de las hemorroides, enumerándose básicamente el estreñimiento crónico, estar sentado en el inodoro durante mucho tiempo y el esfuerzo al momento de evacuar, debido a que presionan el área provocando una obstrucción de las venas de la zona, limitando la circulación sanguínea.

Otro elemento que se suma es el embarazo, la gestación provoca cambios en el organismo y reacomodo de órganos para permitir el crecimiento adecuado del útero y del bebé; de igual forma, al momento de parto aumenta la presión a causa del esfuerzo que la mujer hace al pujar durante el nacimiento de su hijo.

Tipos de hemorroides

tipos de hemorroides

Estas inflamaciones de las venas en el área anal, pueden estar ubicadas dentro del recto, denominándose hemorroides internas, donde pueden ser imperceptibles, o bien próximas al área externa del ano, por lo cual se designan de igual manera, es decir, hemorroides externas.

Hemorroides Internas

Al estar del lado interno del colon no causan dolor, aunque si pueden sangrar si no logran sujetar su contenido.

Para catalogarlas existen algunos grados o niveles, que oscilan del 1 al 4, dependiendo de su gravedad y de las cuales verás algunas características a continuación.

Hemorroides internas grado 1

Son las más leves y pasan desapercibidas, caracterizándose por constituir una obstrucción dentro del conducto anal. Prácticamente imperceptible para quien la padece, pues es muy escasa la presencia de mucosa anal o sangrado cuando se evacúa; la única muestra sintomática que podría llamar la atención es la sensación de picazón que ocasiona por períodos cortos de tiempo.

Hemorroides internas grado 2

Son aquellas hemorroides que pueden salirse del colon al momento de evacuar, pero vuelven a su sitio original de manera espontánea al culminar el esfuerzo.

El picor y las molestias que ocasionan pueden avisarte que hay algo que no está bien, pudiendo aparecer algún sangrado que notarás en el papel higiénico al momento de asearte.

Hemorroides externas

Ubicadas en la zona anal, de manera visible y palpable. Producen muchas molestias, siendo una de las más angustiantes el dolor ocasionado, que generalmente se acompaña de sangrado y picazón en la zona del ano.

hemorroides externas

Estos aspectos o síntomas pueden ser consecuencia de un esfuerzo muy marcado durante la evacuación, largo tiempo sentado en la misma posición mientras se está en el baño, por frotación o mal aseo en el área, en la cual la presencia de mucosa anal también influye en esa manifestación.

Hemorroides trombosadas o trombosis hemorroidal

En los casos de hemorroides externas, la sintomatología puede incluir la presencia de una dureza, consistente en un bulto duro cerca del ano producto de un coágulo sanguíneo.

Es decir, formaciones de coágulos en los vasos sanguíneos del canal anal. Son rojiza, pero pueden tomar un color azulado cuando hay ausencia de flujo sanguíneo, lo cual amerita una intervención de emergencia.

A esta aparición es lo que se llama: hemorroide trombosada o trombosis hemorroidal, pero debes tener en cuenta que también puede hacerse presente en hemorroides internas, siendo en ambas situaciones muy dolorosas. A lo cual se une la molestia de sentir un bulto en un área sensible.

La causa de este problema deriva de un descenso en el flujo circulatorio, cuando las venas hemorroidales se llenan de sangre y ésta no puede salir, provocando la formación del coágulo, que si no cede mediante remedios caseros necesitará la intervención médica para retirarlo.

En este sentido, puede hacer una intervención quirúrgica menor para extraerla, una escleroterapia o inyección química para secarla o una foto coagulación infrarroja con el cual se quema la hemorroide trombosada, sobre todo sin son pequeñas.

Imágenes de hemorroides trombosada en video (operación)

Hemorroides sangrantes

Las hemorroides sangran cuando ya no pueden aguantar por más tiempo el contenido que tienen por efecto de su inflamación o a causa de algún roce que las rompe.

Todo depende de la fortaleza de las paredes de las venas afectadas, razón por la cual se recomienda controlar problemas como el estreñimiento adoptando mejores hábitos alimenticios, la realización de ejercicios, que aceleran el funcionamiento de los intestinos y el consumo de líquidos.

Cuando estas venas inflamadas sangran ocasionan dolor en el área. Si son internas es posible no sentir mayor molestia más que notar el sangrado al asearse después de una evacuación.

Si son externas, el rompimiento puede deberse al rascado por efecto del escozor que produce, el uso de un papel sanitario rugoso o el uso de ropa muy ajustada, pero también pueden romperse por causa del paso de heces muy duras que las presionan hasta hacerlas sangrar.

Si no cuentas con toallitas húmedas como las usadas para limpiar a los bebés, puedes humedecer el papel sanitario que tengas a mano para reducir su aspereza y usarlo con suavidad en el área, ya que cuando está seco, deja residuos que pueden complicar los tejidos ya inflamados de las venas hemorroidales.

Hemorroides durante el embarazo

hemorroides en el embarazo

Síntomas de hemorroides en el embarazo

Para las mujeres que no han sufrido de hemorroides durante su vida, el momento del embarazo puede ser el detonante de su aparición. Siendo usual que se presenten durante el tercer trimestre de la gestación, debido a la producción de la progesterona, a la presión que ejerce el peso del bebé, el ajuste de los órganos y la ralentización tanto del flujo sanguíneo como del proceso intestinal tienen sobre el área pélvica. Afectando la zona anal y provocando la aparición de estas molestas inflamaciones venosas.

De ser así, debes saber que desaparecen pocas semanas después del parto, pero debes estar atenta por si sientes dolor durante la evacuación o picazón en la zona anal.

Si sufres de estreñimiento a causa del embarazo, puede que sangres un poco al terminar de evacuar y si las venas hemorroidales se externalizan, lo sabrás por la presentación de un pequeño bulto cercano al ano.

Pero si ya las has sufrido, debes tomar sus previsiones para controlar su proliferación durante el proceso de gestación, como caminar, consumir una dieta balanceada, cuidar el ritmo de tu aumento de peso y escuchando a tu cuerpo cuando necesites ir al baño.

Como curar las hemorroides en una embarazada

Para una embarazada las molestias propias del embarazo se incrementan con la aparición de las hemorroides, básicamente por las dificultades que se van presentando en algunos casos para movilizarse cómodamente cuando el vientre está más pesado por el avance de la gestación.

De hecho, lo más probable es que requiera asistencia para aplicarse algún tratamiento o remedio si su peso incide en su equilibrio al momento de asearse o colocarse algún medicamento en la zona.

En todo caso, lo conveniente es recordar lo que debes hacer para saber como curar las hemorroides en el embarazo:

Para prevenir las hemorroides en el embarazo, puedes consumir una mayor cantidad de fibra y tomar muchos líquidos, procurando no aguantar la necesidad de ir al baño. Si tienes que ir, debes ir.

  1. Camina, el ejercicio te será beneficioso incluso para evitar las várices de las piernas. Si practicabas alguna rutina antes del embarazo, consulta a tu médico para darle continuidad y no detener su realización mientras esperas que el bebé nazca
  2. Duerme sobre tu lado izquierdo, esta postura presiona menos la aorta y permite mayor oxigenación al bebé.
  3. Controla el incremento de tu peso durante la gestación, evita las comidas no nutritivas, picantes y las bebidas con cafeína.
  4. No pases demasiado tiempo parada o sentada.

hemorroides en una mujer embarazada sintomas

Síntomas de las hemorroides

  • Las venas que se inflaman para dar paso a las hemorroides pueden ser silenciosas e imperceptibles, pero conforme avanzan en crecimiento o proliferación, van haciendo más notoria su presencia.
  • Mientras se ubican en el interior del colon no se perciben, pero cuando salen de la zona anal las hemorroides manifiestan síntomas como dolor al momento de evacuar, molestias al sentarse, picazón, presencia de la mucosa anal en la ropa interior, entre otras.
  • Si impiden sentarse de manera cómoda, puede encontrarse alivio ante la presión que ejerce en la zona el uso de un cojín especial cuando necesites estar sentado, a lo cual debes añadir planificar tu tiempo para caminar, consumiendo mayor cantidad de fibra, frutas y vegetales frescos, así como consumiendo mayor cantidad de líquidos.
  • Debes evitar también el consumo de alcohol, café, té y otras bebidas que contengan cafeína, obviando además las comidas picantes o muy pesadas mientras solventas esta situación.
  • Por otra parte, debes extremar el aseo de esa área para prevenir infecciones, en lo posible, si no puedes lavarte de una vez cuando culminas la evacuación, usa toallas húmedas para limpiarte después de ello, con la finalidad de evitar rasguños accidentales que produzcan un sangrado de las hemorroides.
  • Usa ropa interior de algodón, fibra que permite airear la piel, lo cual se ve limitado con ropa de fibra sintética, incrementando el escozor del área. Se necesita que la piel “respire” para ayudar a su rápida recuperación, sobre todo cuando las hemorroides son externas y las molestias se incrementan.

Como curar las hemorroides con pastillas

Respecto al consumo de medicamentos para controlar y revertir la aparición de las hemorroides, hay posibilidades, como verás a continuación.

Debes consultar con tu médico para seguir un tratamiento basado en el consumo de compuestos químicos procedentes de las frutas cítricas como el diosmin y el hesperidin, que juntos contribuyen a controlar el sangrado de hemorroides internas.

Dependiendo de tu caso particular, el especialista te recomendará la dosis que deberás consumir a diario y por cuanto tiempo habrás de seguir esas instrucciones para ver resultados positivos, pudiendo incluso administrarse un tratamiento de control posterior a tu recuperación para fortalecer tu organismo en ese sentido.

De igual modo, si sufres de estreñimiento podrá recetarse algún medicamento, haciendo posible que puedas ingerir ablandadores de heces para contrarrestar tus dificultades al momento de la evacuación.

Guíate por sus recomendaciones y evita automedicarte para evitarte otro tipo de complicaciones. 

Como curar las hemorroides con cremas

cremas naturales para curar las hemorroides

Complementariamente, el consumo de medicamentos por vía oral puede acompañarse con la aplicación de ungüentos o cremas locales para aliviar las molestias producidas por la aparición de las hemorroides.

De esta manera se hace usual que el tratamiento médico para curar las hemorroides sea mediante cremas que debes aplicar en el área afectada cuyo contenido incluya fenilefrina, elemento que permite contraer los vasos sanguíneos y disminuir el sangrado.

Si lo que necesitas es aliviar las molestias que estén presentes, como dolor, picazón o irritación te recetarán una crema que contenga hidrocortisona, aloe vera, vitamina E o un extracto herbáceo llamado hamamelis, muy utilizado en problemas circulatorios.

Esta última se recomienda porque a causa del picor que provocan las hemorroides puedes lastimarte si no te rascas con cuidado y provocar un sangrado.

En todo caso, estas cremas con hidrocortisona las vas a aplicar en la mañana y en la noche, pero teniendo la precaución de no hacerlo por más de una semana, debido a que su absorción prolongada podría afectar el equilibrio hormonal de tu organismo. 

Como curar las hemorroides con remedios naturales

Remedio para desinflamar las hemorroides inflamadas

Puedes curar las hemorroides en casa y hay dos remedios que puedes probar y que te darán un gran alivio al desinflamar el área, contribuyendo igualmente a controlar las molestias de esta patología.

Un primer remedio casero para ayudar a desinflamar las hemorroides consiste en hacer un baño de asiento o en remojar la zona en agua tibia durante unos quince o veinte minutos, sirviendo esta opción también para aliviar la irritación y el dolor.

El baño de asiento puedes hacerlo en la bañera o en una tina plástica que puedas colocar en el inodoro. Sea cual sea la alternativa que selecciones, tendrás que permanecer sentado por esos quince o veinte minutos, procurando que tanto caderas como glúteos queden sumergidos.

Al agua que uses para este baño puedes agregarle hamamelis o ¼ de taza de sal marina, para aprovechar sus propiedades antibacterianas y evitar posibles infecciones en el área, que pueden presentarse por roturas de alguna vena que se contamine con restos de heces.

El segundo remedio para curar las hemorroides consiste en usar una compresa helada o cubos de hielo con los cuales cubrirás las hemorroides, teniendo el cuidado previo de envolver la compresa o el hielo en una toalla limpia y presionar suavemente la zona, dado que el frío debe ser cercano pero a la vez indirecto para evitar lastimar la piel.

En este sentido, colocarás el frío por unos minutos, retiras dando tiempo a que la piel recupere su temperatura y vuelves a aplicar la compresa o cubos de hielo.

De esta manera lograrás varios resultados: disminuir la inflamación y el dolor, mientras los vasos se contraen y detienen el sangrado.

Como curar las hemorroides externas con este remedio

Respecto a las hemorroides externas, se puede recurrir a tratamientos caseros antes de decidir con el médico si conviene o no otro tipo de intervención.

A continuación encontrarás algunas opciones:

  • Empapar un disco de algodón con Wicth Hazel o hamamelis y presionar suavemente sobre las venas inflamadas y aprovechar sus beneficios astringentes, que contribuyen a detener el sangrado y a prevenir cualquier foco infeccioso en esa área; si lo deseas, puedes verter ese líquido en una bolsa pequeña, enfriar en la nevera y aplicar en la zona.
  • El jugo de aloe vera y el vinagre de sidra de manzana también son de mucha utilidad y aplicable de manera similar a la expuesta para el hamamelis.
  • La ventaja es que estos productos pueden igualmente ser consumidos y ayudar desde adentro a que el organismo combata estas hemorroides.

Básicamente debes seguir las siguientes indicaciones:

Mantener el área limpia, aunque sea doloroso intentarlo con un jabón suave y agua tibia, para luego secar el área con cuidado.

Los productos señalados con anterioridad ayudarán a brindarte alivio una vez te asees.

  • Aplicar un tratamiento tópico, como supositorios, cremas con hidrocortisona, crema para dermatitis de pañal o con analgésicos como la lidocaína que te aporte un alivio aunque sea momentáneo.
  • Mantenerte hidratado, pues el agua ablanda las heces facilitando su evacuación.
  • Da preferencia a consumir fibra natural antes que recurrir a un laxante, a fin de evitar que tu cuerpo se acostumbre a evacuar con ayuda externa y no por su propio funcionamiento mejorado con este tipo de alimentos naturales.
  • Toma baños de asiento, para lo cual tienes la oportunidad de agregar sales calmantes y cicatrizantes como manzanilla, caléndula, Epsom, entre otras.
  • Aplica compresas o bolsas de hielo, cuidando de n colocarlas directamente sobre la piel afectada, sino cubiertas por una toalla o un paño limpio.

Si esto no procede, debes conversar con tu médico tratante para decidir cuál intervención resulta más conveniente para tu situación particular, pudiendo optar entre remoción, ligadura, escleroterapia o láser. 

Como curar las hemorroides con sábila y ajo

Esos dos elementos colaboran de gran forma en el combate contra las hemorroides, por lo que a continuación encontrarás alternativas para su uso.

sabila para curar las hemorroides

El uso de la sábila para curar las hemorroides:

La sábila puede prepararse como un jugo o gel que servirá para impregnar un disco de algodón o palito con algodón para limpiar oídos y aplicarlo de manera directa sobre la hemorroide que se quiere tratar.

Para preparar el gel se extrae el contenido de una hoja de sábila. Toma una cucharada de este gel y mézclalo con dos gotas de aceite esencial, para lo cual puedes escoger entre el que se extrae de la lavanda o del ciprés. Estas plantas ayudan a desinflamar, sirviendo además como sedante para el dolor.

Con una cucharadita puedes revolverlos para luego enfriarlo en la nevera por una media hora. Pasado este tiempo, tomas el algodón o el palito señalado anteriormente y le aplicas ese gel, procediendo luego a colocarlo suavemente en el recto.

Esta acción puede repetirse cuatro veces al día, percibiendo sus resultados durante la semana que trascurra luego de iniciarlo.

Una bebida basada igualmente en la sábila que te ayudará a desinflamar y curar la parte intestinal desde adentro, consiste en licuar una manzana con medio vaso de agua, se calienta un poco en el fuego para luego añadirle una cucharada de gel de aloe vera y homogeneizarlo.

Se retira del fuego y se toma a mitad de la mañana a temperatura ambiente, para que sea mejor aprovechado por tu organismo, el cual será depurado de esta manera.

ajo para curar las hemorroides

El uso del ajo para curar las hemorroides:

Un remedio muy útil es el que se prepara con tres dientes de ajo, que se agregarán a medio litro de agua hirviendo conjuntamente con dos clavos de olor y dos hojitas de laurel.

Los dejas allí por treinta minutos, apagas el fuego y los dejas reposar por quince minutos más, para proceder a colar la preparación.

Esta solución la usarás para aplicarla con un algodón sobre las hemorroides cada vez que tengas molestias, teniendo la opción de colocarla en una compresa y dejarla en la zona por un rato o hasta que sientas el alivio esperado. 

Como curar las hemorroides internas y externas sangrantes

Lo más recomendable es tratar de determinar la razón del sangramiento para proceder a aplicar un tratamiento que detenga el sangrado, de manera que tu organismo tome su tiempo para sanar naturalmente.

Cuando hay mucha presión sobre la venas hemorroidales, sean éstas internas o externas, se produce el sangramiento, lo cual puede ser causado por el paso de las heces por el colon, a asearse con brusquedad o de forma excesiva, e incluso por levantar objetos pesados.

Si hay una pérdida de sangre que se considere “considerable por debilitarte”, se habla de la existencia de un sangrado crónico, que puede proceder de una hemorroide trombosada, es decir, contener un coágulo interiormente.

En este caso el dolor es intenso, pudiendo ser necesario recurrir a una intervención quirúrgica para ayudar a que la cicatrización sea efectiva.

Una técnica generalmente adoptada por el médico especialista en este tipo de problemas, consiste en ligar la vena varicosa con una banda de goma en su base, con la finalidad de impedir que la sangre siga circulando en ella y paulatinamente se caiga por sí misma. No requiere hospitalización.

Otra opción es que te apliquen escleroterapia, consistente en inyectar algunos medicamentos directamente en los vasos sanguíneos o venas inflamadas para lograr que su diámetro disminuya.

Poco a poco tanto el sangrado como la hinchazón irán cediendo hasta desaparecer. También ayuda a bloquear nuevo suministro sanguíneo, lo que hace que la hemorroide se seque y caiga sola.

Como curar las hemorroides sangrantes: Grapado de venas

Un método que se está utilizando en la actualidad consiste en grapar las venas hemorroidales sangrantes. Si te tocase experimentar este procedimiento, el médico tratante grapará los bultos que están inflamados en su base para que no reciba más suministro de sangre y se seque poco a poco.

Sin embargo, debes saber que no constituye una forma popularizada de resolver el problema porque es posible que la situación vuelva a presentarse pasado un tiempo, si no tomas las previsiones ya señaladas para prevenir su aparición.

La cirugía como último método para curar las hemorroides

La cirugía es la medida que se deja en último lugar para tratar las hemorroides sangrantes, debido a que es una opción dolorosa, costosa y que necesita además un tiempo de recuperación también extenso.

Un aspecto que debes tener en cuenta es comunicarle a tu médico tratante si alguien de tu familia ha sufrido de hemorroides y las características de su proceso, de manera que esté prevenido ante el desarrollo de tu caso.

Por otra parte, cuando el problema no amerita esa intervención médica, un tratamiento que contemple aplicar cremas en el área puede ayudarte mucho.

En este sentido, puedes aprender como curar las hemorroides con la sábila o aloe vera es idónea para detener el sangrado, calmando también la picazón y la inflamación del área anal, gracias a sus propiedades cicatrizantes y regenerativas; de igual modo, tomar alfalfa fresca y usar pimienta de cayena disuelta en agua para controlar el sangrado también puede ser de ayuda.

Las hemorroides que sangran requieren un tratamiento que puede ser prolongado, pero que afortunadamente para ti, carece de complejidad. En principio, debe evitarse el estreñimiento y mejorar los hábitos de evacuación, con la intención de lograr que las heces sean más blandas y provoquen menos problemas, en tanto se reduce el riesgo de sangramiento.

¿Qué debes hacer entonces? Mejorar tu ingesta de productos ricos en fibra, aumentar la cantidad de agua que tomas y emprender una rutina de ejercicios que ayude a tu sistema digestivo se mueva con mayor eficiencia.

De igual modo debes evitar permanecer demasiado tiempo en el baño, así como controlar el deseo o necesidad de forzar la salida de las heces.

Concientízate en que si pasados cinco minutos no has logrado desocupar tus intestinos, es mejor que te levantes y camines un poco para que la evacuación sea más llevadera, pues el esfuerzo que hagas, sólo conseguirá presionar el área anal y provocar nuevamente el sangrado de las venas inflamadas.

Recuerda, las hemorroides son un problema más común de lo que piensas, aunque no constituya un tema agradable de conversación, cada quien tiene su propia historia al respecto y una serie de recomendaciones y remedios que puede compartir cuando se le presenta la oportunidad.